La importancia de creer en ti para hacer marca personal

Somos muchos -sobre todo los de mi generación- los que no estamos tan acostumbrados a mostrarnos constantemente en las redes sociales. Y a los que nos cuesta hacer marca personal. Sin embargo, desde hace varios años, si no trabajas tu marca personal y la muestras en redes sociales, no existes. Y, aún más, en el […]

Cuatro pasos para trabajar con eficacia tu marca personal

Todo el mundo habla de ‘marca personal‘, pero: ¿Qué es y por dónde empiezo para trabajarla? Toma nota de estos cuatro pasos para dar a conocer con eficacia tu marca personal:

  1. Lo primero de todo es saber a qué nos referimos con marca personal. Se trata de saber ‘venderse’ a uno mismo, como experto en determinada materia. ¿Cómo? Trabajando tu persona casi casi como si fuera una marca comercial.
  2. Una vez tengas claro lo que es una marca personal, conviene que te preguntes: ¿Cómo va a ser tu marca personal? Pues está claro que personal. Como tú no hay nadie más. Pero define claramente si quieres vender tu marca personal como una influencer, o bien, para posicionarte como experta en determinado sector y así conseguir trabajo, clientes, etc.
  3. Si lo que quieres es ‘venderte’ como una gran profesional de determinada materia, define claramente cuáles son tus valores, tu misión y tu visión. Para diferenciarte y tener claro tu hoja de ruta a la hora de establecer un calendario de contenidos que muestren esa marca personal en las redes sociales.
  4. Llegados a este punto, es importante que definas en qué redes sociales vas a estar presente en función de lo que ofrezcas y de si quieres trabajar para otros, así como de tu sector. Por ejemplo, si eres coach y quieres conseguir clientes interesados en mindfulness, tu red social es Instagram. Al igual que si eres una experta en la decoración y quieres posicionarte para trabajar en un mejor estudio de decoración. Si, por el contrario, tu sector es b2b y de droguería, por ejemplo, muévete mejor en LinkedIn o en Twitter, que son perfiles más corporativos, menos comerciales y donde la imagen no lo es todo.

Finalmente, a la hora de comenzar, tienes que creértelo. Pregúntate: ¿Realmente, creo en mí? 

¿En qué redes sociales debes tener presencia?

Es la primera pregunta que te tienes que hacer, antes de lanzarte al mundo de las redes sociales: ¿En qué red social debo tener presencia? Depende sobre todo de dos factores: de tu sector de negocio y de si te diriges al público final o a b2b.

Hay sectores como la decoración, el diseño, la gastronomía, la moda o los viajes en los que priva la imagen. Por tanto, las empresas de estos sectores deberán tener presencia en Instagram, Pinterest y en Facebook. La presencia en esta última red es más estratégica, para posicionar la marca, que para generar engagement con nuestra comunidad. Y es que todos los expertos coinciden en que Facebook no está de moda, no hay interacción entre sus usuarios.

¿Te diriges al público final o al b2b?

Si te diriges al b2b, te recomiendo Twitter, porque es la red que te permite informar al minuto cero. Y, por supuesto, LinkedIn. De hecho, LinkedIn es una red que el 99,9% de los negocios deberían tener. Depende del sector, aunque te dirijas a b2b, te recomiendo las redes antes mencionadas.

Pongo un ejemplo. Hace varios años llevaba la comunicación de un cliente que hacía pan. Vendía a grandes superficies (b2b), pero el sector pedía ‘a gritos’ que este cliente estuviera en Instagram, Pinterest y Facebook. El motivo es sencillo, aunque se dirija a b2b, el cliente final siempre podía preguntar: ‘¿Dónde puedo encontrar ese pan?’. Y así, le podías contestar para que te lo fuera comprar.

¿YouTube, TikTok…?

¿Qué pasa en el caso de las redes sociales como YouTube y TikTok que, en los últimos meses, están tan de moda? Mi recomendación respecto a YouTube es que, si puedes estar, mejor que no estar. Pero ¡ojo! Sube vídeos de calidad. No hace falta que te gastes mucho dinero, pero sí que pongas cariño a los vídeos. Elije un fondo liso, compra un micrófono de chaqueta para que entre bien el audio, graba con luz natural…

Respecto a TikTok, cada vez más empresas y más emprendedores que hacen marca personal se han lanzado a esta red que, al comienzo, parecía únicamente un lugar sólo para jóvenes. Un gran ejemplo lo puedes encontrar en el TikTok del Museo del Prado. Divulgación, público joven, imagen… Esta joven red lo tenía todo para que un museo tan prestigioso y centenario se lanzara a divulgar sus exposiciones y cuadros en TikTok. ¿Atrevido? ¡No! ¡Acertado!

Si quieres saber con qué contenidos impactar a tu audiencia, lee este post.

¿En qué consiste el coaching en comunicación?

Hace unos años, cuando oía hablar de la palabra coaching, pensaba: ¡Qué bien suena esta palabra! Siempre me he sentido coach de manera natural, ya que mis amigas dicen que tengo un don para hacerles pensar y ayudarles a tomar decisiones.

El primer coaching que uno tiene que hacer es consigo mismo, con la ayuda de un profesional, claro. Yo siempre digo que cuando volví de mi viaje a Nicaragua con la revista TELVA, vine muy cambiada. Desde entonces, y aquel viaje fue en el año 2012, digo que cuando me jubile, me iré a ese país para dar clases en alguna de las escuelas que la Fundación Fabretto tiene allí. Luego me di cuenta de que no hace falta esperar a estar jubilada. De hecho, doy clases en la universidad desde hace catorce años. Además, soy muy inquieta y me encanta la formación, así que el siguiente paso era preguntarme qué otras clases quería dar.

Quiero dar clases de comunicación personalizadas a profesionales

Una vez me di cuenta de que quiero dar clases de comunicación, tenía que pensar cómo darle forma. ¿Mentoría? ¿Formación? ¡No! Yo lo que quiero es ser coach, una entrenadora que ayude al cliente, a la clienta, a lograr un objetivo personal o profesional, gracias a su capacitación en comunicación. Quiero ofrecer consejos, formación, orientación a medida de la persona que quiere aprender los entresijos de la comunicación. Marcando objetivos concretos tanto en la comunicación como en lo que puede conseguir gracias a ella en su negocio: ¿más ingresos? ¿Más visitas a su página web? ¿Conseguir más marca personal?

Clases personalizadas

En mis clases individuales, es el cliente o la clienta quien me dice qué le preocupa de la comunicación. ¿No sabe cómo llevar de manera profesional su perfil de LinkedIn? ¿Necesita gestionar la cuenta de Twitter de su empresa y no sabe cómo? Con mis sesiones de coaching, puede aprender todo aquello que necesite, porque mis sesiones constan de una parte teórica y otra práctica, en la que deben aplicar lo que han aprendido. Y, yo, confirmar que lo han hecho correctamente. Así, si en el proceso tienen dudas, pueden preguntarme lo que deseen.

Siempre he creído que la comunicación ayuda a vender más y mejor, a comercializar tu servicio o tu producto. Y, también, a potenciar tu marca personal como experto en tu sector. Así que si necesitas una formación a medida, con una coach en comunicación ¡ya sabes dónde estoy!

 

¿Por qué los mensajes de atención al cliente suelen ser tan desastrosos?

Los mensajes que recibes (o no) a tu e-mail cuando contactas con una empresa son importantes. Reconozco que compro mucho por Internet. Empecé comprando libros en la web de la Casa del Libro y, como vi que funcionaba como un tiro, comencé a probar con tiendas de ropa, Amazon, etc. En todos los años que llevo comprando online, he tenido compras muy buenas.

Y, algunas, muy pocas, no tan buenas. Y aquí es cuando, como experta en comunicación, no entiendo que las empresas dediquen horas y esfuerzos a sus redes sociales y dejen seguramente en manos de personal no cualificado las respuestas que ofrecen a sus clientes cuando tienen una queja, sugerencia, pregunta, etc. ¡Vamos allá con unos cuantos ejemplos!

1. ¿Por qué no contestan los mensajes?

Me he encontrado con más de una empresa que no me ha contestado mis mensajes. Creo que tienen miedo. Y ¡ojo! Porque algunas veces escribimos mensajes muy amables como éste:

mensajes atención al cliente comunicación

El servicio online de Casa del Libro funciona muy bien. Pero el último Sant Jordi (sí, en plena pandemia), no me entregaron los libros que pedí a tiempo. Además, uno de los productos que me enviaron no tenía nada que ver con lo que solicité. Envié este mensaje que veis arriba y nunca obtuve respuesta.

Las empresas pueden estar sobresaturadas por la situación, pero tienen que contestar siempre los mensajes que les envíen sus clientes

2. Servicio de mensajería desastroso

Hay momentos que reconozco que no he sido tan amable. Pero me ha pasado en más de una ocasión que el servicio de mensajería de una empresa ha resultado desastroso. En mi última compra en Decathlon, me equivoqué y puse mal mi dirección (sí, lo reconozco ¡soy humana!). Me enviaron un mensaje diciendo que la compañía de transporte se quería poner en contacto conmigo (no tenía ninguna llamada perdida al respecto). Y, un buen día, vi que me habían devuelto el gasto de mi compra en el banco.

Aún así, ‘a Dios pongo por testigo’, que llamé a la compañía de transporte y, después de un buen rato en espera, pregunté si aún seguía allí mi paquete. Me dijeron que sí. Así que facilité mi dirección a la persona que me atendió que me dijo que me llegaría al día siguiente.

A vosotros, ¿os ha llegado mi paquete? A mí tampoco. A los dos días, me escribieron de Decathlon para decirme que me devolvían la cantidad de mi pedido. ¡PERO YO LO QUE QUERÍA ERA MI COMPRA! Reconozco que, en este caso, me quedé un poco tranquila con mi mensaje. Por supuesto, no me respondieron.

mensajes atencion al ciente rosario santa maria experta en comunicacion

Sí, también hay que contestar cuando un cliente te escribe enfadado

Mi úlima compra online en El Corte Inglés no fue como esperaba. Creí comprar un pijama y, en realidad, compré la parte de arriba del pijama. Así que quería devolverlo. Escribí para preguntar dónde debía hacer la devolución. He cambiado alguna cosa más en El Corte Inglés anteriormente y tienen un mostrador de atención al cliente en la planta de arriba del todo. Pero, con la pandemia, no sabía exactamente dónde debía hacer la devolución.

mensajes atención al cliente comunicación Rosario Santa María

¿No me contestaron porque no sabrían la respuesta?

(Bueno, si vosotros también tenéis que cambiar algo en El Corte Inglés, os diré que hay que ir al mostrador de la planta donde compraste aquel objeto. En mi caso, fui a la planta de moda masculina).

3. El tono con el que contestan

Además de comprar, yo reservo coches de alquiler por Internet. El último, fue a través de Ubeeqo. El caso es que alquilé un coche para el puente de agosto y, cuando fui a poner gasolina, la tarjeta de pago que había en el coche no funcionaba. Y, como ya había puesto gasolina, tuve que pagar 40 euros con mi tarjeta de crédito. La misma noche, escribí para comentar lo que había pasado y, tal y como veía en las indicaciones de la página web, adjuntar el recibo. Me pidieron el número de cuenta al que quería que abonaran la cantidad. Me dijeron que me pagarían muy pronto.

Pero los días pasaban y no cobraba mis 40 euros. A ver, tened en cuenta que yo había pagado ya la gasolina dos veces: la que consumí y el haber dejado el depósito lleno. Y que, además, me había sentado muy mal que la tarjeta no funcionara. Asi que tal vez estaba más nerviosa de la cuenta, lo reconozco.

De la tarjeta no me comentaron nada de que la fueran a cambiar. Y, el dinero, lo cobré después de marear al community manager de Ubeeqo España que, por cierto, trabaja muy bien. Pero me cansé de recibir mensajes donde me prometían que me iban a pagar cuando no lo hacían.

Y, el último e-mail, ya fue recochineo. Me contestaron como si me hicieran un favor porque no había pedido la factura. Una factura que hay que pedir en estos casos. Como así pone en su web, desde el pasado 28 de agosto. ¿El problema? Que yo pedí mi dinero el 15 de agosto y, por tanto, ¿qué me cuentan de una factura? Por otro lado, ¿hace falta enviar un mensaje como si me perdonaran la vida después de las molestias que me ocasionaron?

ubequo atencion al cliente mensajes

Es importante que las personas que trabajan en atención al cliente reciban formación en comunicación para saber contestar los mensajes de los clientes. Así, evitarás textos tan poco profesionales como los que he comentado.

Twitter en tu gestión de marca personal

Hace varias semanas, ‘heredé’ la cuenta de Twitter personal de uno de nuestros clientes. Nada más empezar, estaba ‘deseperada’ por lo difícil que me resultaba hacer el community manager. Para colmo, mi cliente seguía a muchos más perfiles de los que le seguían a él. Os explico cómo lo he solucionado para ganar 40 seguidores de calidad en un mes, en la cuenta de este CEO.

1. Sigue cuentas que valgan la pena

Es importante que tus seguidores sean de calidad. Para ello, mira que su profesión esté relacionada con tu sector. También averigua si la persona a la que quieres seguir tiene numerosos seguidores, ya que cuando comentes algún tweet, lo verá más gente. Y, por último, que tenga contenidos propios. Es decir, que no sea un perfil que se pasa el tiempo retuiteando.

2. Publica contenidos de valor

Gestionar una cuenta personal no tiene nada que ver con la de una de empresa. Tienes que publicar contenidos más personales, pero no íntimos, en un 20% aproximado de tus tweets. Son muy bien vistos, por ejemplo, que si tu actividad se desarrolla en Barcelona, publiques posts positivos de tu ciudad.

El otro 30% debe ser de tu compañía en cuestión. Pero evita los contenidos demasiado comerciales, que puedes dejarlos sólo para la cuenta de tu empresa.

El resto de los contenidos, en un 50% aproximadamente, deben de ser copys donde puedas dar a conocer tu expertise.

En tu Twitter debes ‘vender’ lo mucho que sabes de tu sector, tu profesión en concreto, etc.

3. Sé activo 

Es importante que compartas contenido, hagas comentarios, etc. No hace falta que seas demasiado activo, pero sí se espera de ti que hagas al menos dos o tres comentarios, retuits, ‘me gusta’ al día (depende del perfil y tu número de seguidores, claro). Siempre en un tono positivo, pues debes evitar la confrontación. Y, también, olvidar los temas políticos, religiosos, etc. Funciona muy bien decir cosas positivas de organizaciones de tu sector, o bien, de determinadas noticias de medios de comunicación.

No es el caso del CEO al que gestiono su cuenta, pero si queréis ver cómo hago el día a día de mi perfil, aquí tenéis el enlace de mi cuenta de Twitter.

En el trabajo, ¿las mujeres nos vendemos peor que los hombres?

En el trabajo, creo que muchas mujeres nos vendemos peor que los hombres. Seguro que estás de acuerdo conmigo. En mi anterior empleo, tuve ocasión de coincidir con un compañero que transmitía una seguridad pasmosa. Con sus gestos, su voz firme… se le veía muy convencido de sí mismo. Me pregunté si yo también transmitía esa misma seguridad y, aunque me cueste reconocerlo, la verdad es que no. Así que ‘Houston, tenemos un problema’.

Rosario Santa Maria comunicacion formacion relaciones publicas periodista (103)

Foto de footer.com

No sé si es porque soy la penúltima de una familia numerosa, que se ha criado sin voz ni voto. O porque he estado trabajando muchos años con mis jefes en Madrid y la comunicación a distancia era muy difícil y he perdido la práctica. O porque soy demasiado de quedar bien. Pero el caso es que muchas veces transmito inseguridad con mi manera de actuar y eso pone nerviosos a los jefes.

Según la experta Teresa Baró, muchas mujeres dan imagen de fragilidad y humildad con su imagen corporal y sus expresiones

Navegando por Linkedin, leí una entrevista que le hacían a Teresa Baró, que es especialista en comunicación y me encantó. Esta experta decía que muchas mujeres se comunicaban de tal manera que transmitían un papel discreto, como para no molestar. Y, añadía, que “hay que ayudar a las mujeres a que se sientan seguras en la visibilidad y en la comunicación profesional“.

Rosario Santa Maria comunicacion formacion relaciones publicas periodista (103)

No siempre me ha costado demostrar seguridad en el trabajo, pero en algunas ocasiones, no lo he sabido hacer bien. Para aclarar mis dudas, estoy leyendo el libro de Teresa Baró, Manual de la Comunicación Personal de éxito (ed. Paidós Divulgación). Pero prometo más contenido sobre este tema. Mientras tanto, aquí tienes nuestro anterior post de la sección de trabajo).