Aprende a hablar en público para que te escuchen

Hablar en público correctamente es importante para que los demás te escuchen. Precisamente, de la asignatura de la que guardo mejor recuerdo de mi carrera de Periodismo fue de la de Locución, en la que nos enseñaron cómo hacerlo. Me marcó tanto que, años después, en mi trabajo como periodista de radio, aplicaba los consejos que nos dio aquel magnífico profesor de la Universidad Pompeu Fabra.

Hoy, cuando escucho la radio, aún me viene a la memoria lo que nos explicó y muchas veces hago un examen mental al locutor, analizando si lo hace bien o tiene un tono demasiado monótono.

No entro en si el locutor tiene o no una buena voz, si no en que no aburra y haga que desconectes de lo que te está contando

Sólo tienes que escuchar buenos locutores de informativos de radio. Lo que cuentan, lógicamente, tiene un tono parecido, pero se nota si son buenos porque no aburren. Sin embargo, hay otros locutores que no logran conectar con el oyente ni aunque te estén explicando lo más interesante e inédito del mundo.

Si logras hablar bien sin que te vean tienes mucho ganado para otras locuciones que vayas a tener que hacer con el público presente

Lo primero que debes tener en cuenta cuando hablas en radio (y este consejo vale para otras muchas locuciones que hacemos delante de personas) es que no se tiene que notar que estás leyendo. ¿Cómo puedes ‘disimularlo’?

1º Prepara bien el guión de lo que vas a hablar. Si puedes, incluye un comienzo que llame la atención, frases célebres, preguntas que no esperan respuesta, ejemplos que sean muy visuales…

2º Haz inflexiones de voz y pon ‘fuerza’ en una determinada palabra o fin de palabra (puedes marcarla en negrita en tu texto).

3º Las pausas sirven. Si lees de corrido es probable que suene monótono (también puedes marcarlas en tu texto con dos ‘||’, por ejemplo).

4º Créete lo que estás diciendo, piensálo, ponle pasión (como si hicieras un poco de teatro).

Hablar bien sin que te vean y llegar al oyente es difícil. Pero no imposible.

¡Hasta el próximo post!

😉