Entradas

La importancia de creer en ti para hacer marca personal

Somos muchos -sobre todo los de mi generación- los que no estamos tan acostumbrados a mostrarnos constantemente en las redes sociales. Y a los que nos cuesta hacer marca personal. Sin embargo, desde hace varios años, si no trabajas tu marca personal y la muestras en redes sociales, no existes. Y, aún más, en el […]

¿Por qué tener un calendario de contenidos?

Un calendario de contenidos te permite no quedarte en blanco ante el texto de Word y ser más efectivo a la hora de escribir tus textos para redes sociales. Hace pocos días, en una de mis sesiones de Coaching en comunicación, mi cliente se lamentaba de que no sabía qué publicar en las redes sociales de su empresa. Lo cierto es que el sector donde trabaja es un poco complejo y saber en qué red publicar y qué escribir es difícil, aunque no imposible.

Lo primero que hicimos fue definir las redes sociales donde debía tener presencia y, debido al sector, derecho, concretamos que debían ser LinkedIn y Twitter, sobre todo, haciendo marca personal del CEO.

Cómo trabajar tu calendario de copys

Después, le recomendé que tuviera un calendario de contenidos para que publicar un post no fuera una tragedia y tuviera ideas todas las semanas. Es importante que todo lo que publiques tenga una intención profesional y que escribas gran parte de tu contenido (70-80%) sobre tu trabajo. Otra parte menos importante (30-20%) puede ser sobre tu vida personal o, para que te puedan conocer mejor. Esto en el caso de que publiques sobre ti para hacer marca personal. Si te encargas de las redes sociales de tu empresa, ese 30-20% pueden ser textos para conmemorar ciertos ‘Días de’ (sin abusar), hacer recomendaciones relacionadas con tu sector, etc.

La manera más operativa de trabajar tu calendario de contenidos es poner los textos de los que quieres escribir, a 30 días vista

calendario de contenidos by rosario santa maria

Por ejemplo, en el caso de que quieras publicar para hacer marca personal:

  1. Escribes algo de tu pasado profesional que no conozcamos
  2. Recomiendas una película, un restaurante…
  3. Comentas algo que estás haciendo a nivel profesional esa semana
  4. Explicas alguna cosa de ti para que te conozcan mejor
  5. Das un consejo sobre trabajo
  6. Publicas tu oferta, precio especial, etc.
  7. Vuelves a comenzar con el día 1

Los días, por tanto, no se corresponden con lunes, martes… Si no que, lo tercero que tienes que definir es cuántas publicaciones escribirás cada semana. Por ejemplo, si son tres, una vez hayas publicado lo que tenías previsto el día seis, vuelves a empezar y, por tanto, entras en la tercera semana.

¿En qué consiste el coaching en comunicación?

Hace unos años, cuando oía hablar de la palabra coaching, pensaba: ¡Qué bien suena esta palabra! Siempre me he sentido coach de manera natural, ya que mis amigas dicen que tengo un don para hacerles pensar y ayudarles a tomar decisiones.

El primer coaching que uno tiene que hacer es consigo mismo, con la ayuda de un profesional, claro. Yo siempre digo que cuando volví de mi viaje a Nicaragua con la revista TELVA, vine muy cambiada. Desde entonces, y aquel viaje fue en el año 2012, digo que cuando me jubile, me iré a ese país para dar clases en alguna de las escuelas que la Fundación Fabretto tiene allí. Luego me di cuenta de que no hace falta esperar a estar jubilada. De hecho, doy clases en la universidad desde hace catorce años. Además, soy muy inquieta y me encanta la formación, así que el siguiente paso era preguntarme qué otras clases quería dar.

Quiero dar clases de comunicación personalizadas a profesionales

Una vez me di cuenta de que quiero dar clases de comunicación, tenía que pensar cómo darle forma. ¿Mentoría? ¿Formación? ¡No! Yo lo que quiero es ser coach, una entrenadora que ayude al cliente, a la clienta, a lograr un objetivo personal o profesional, gracias a su capacitación en comunicación. Quiero ofrecer consejos, formación, orientación a medida de la persona que quiere aprender los entresijos de la comunicación. Marcando objetivos concretos tanto en la comunicación como en lo que puede conseguir gracias a ella en su negocio: ¿más ingresos? ¿Más visitas a su página web? ¿Conseguir más marca personal?

Clases personalizadas

En mis clases individuales, es el cliente o la clienta quien me dice qué le preocupa de la comunicación. ¿No sabe cómo llevar de manera profesional su perfil de LinkedIn? ¿Necesita gestionar la cuenta de Twitter de su empresa y no sabe cómo? Con mis sesiones de coaching, puede aprender todo aquello que necesite, porque mis sesiones constan de una parte teórica y otra práctica, en la que deben aplicar lo que han aprendido. Y, yo, confirmar que lo han hecho correctamente. Así, si en el proceso tienen dudas, pueden preguntarme lo que deseen.

Siempre he creído que la comunicación ayuda a vender más y mejor, a comercializar tu servicio o tu producto. Y, también, a potenciar tu marca personal como experto en tu sector. Así que si necesitas una formación a medida, con una coach en comunicación ¡ya sabes dónde estoy!

 

Claves para mejorar tu perfil en LinkedIn

Tener un buen perfil de LinkedIn es necesario para prácticamente todas las profesiones. Con las siguientes claves, podrás mejorar tu perfil en poco tiempo y que te encuentren para hacerte una oferta de trabajo. O bien, para que tú puedas conseguir clientes. Y es que LinkedIn es el mejor canal online para hacer networking.

Según wikipedia, “LinkedIn es una red social orientada al uso empresarial, a los negocios y al empleo. Partiendo del perfil de cada usuario, quien libremente revela su experiencia laboral, además de sus destrezas, la web pone en contacto a millones de empresas y empleados”. ¿Sabes cuántas personas han subido su perfil a esta red? Más de 675 millones de trabajadores y/o emprendedores. Eso sí, no pierdas de vista que es una red para hacer contactos profesionales.

1. Qué transmite tu foto de perfil

Como dice el refrán, ‘una imagen vale más que mil palabras’. Pregúntate qué transmite tu foto. ¿Tienes los brazos cruzados en actitud de distanciamiento? ¿Estás mirando al cielo porque eres un soñador que no toca con los pies el suelo?

No vale recuperar aquella foto en la que estabas en una boda y recortarla, porque tanto tu cara como el fondo ‘hablan’. Por tanto, maquíllate, péinate, busca ropa que te favorezca y pídele a tu mejor amiga que te haga una foto. En un fondo neutro y con buena luz del día.

Acuérdate de actualizar tu foto de perfil cuando hayas cambiado tu color o corte de pelo, hayas decidido llevar gafas o, simplemente, hayan pasado más de tres años

¿Cómo tiene que ser tu actitud? No importa a qué te dediques, tu actitud tiene que ser positiva y cercana. Se te tiene que ver bien la cara y, mejor, si puedes sonreír.

2. La imagen del fondo

portada-rosario-santamaria-linkedin1La imagen que sale detrás de tu cara no puede ser la azul con estrellitas que sale por defecto. Tiene que transmitir otro mensaje acorde con tu foto de perfil y, sobre todo, con tu descripción del perfil.

Si te dedicas a la enseñanza, una imagen dando clases. Si eres escritor, la cabecera de tu último libro o una bonita foto de bodegón con varias publicaciones. ¿No sabes qué poner? Escribe la etiqueta profesional que mejor te defina (2-3 palabras), o bien, pon tu eslogan, tu página web, etc.

3. Tu descripción profesional

No es tu actual cargo profesional en determinada empresa ni lo que te define por la carrera que has estudiado, ya que eso se puede encontrar en el resto de tu perfil de LinkedIn. Es tu ‘etiqueta’ profesional. ¿Qué soy? ¿Qué sé hacer? Y, sobre todo, ¿en qué puedo ayudar a los demás? Y, ¿a qué tipo de cliente exactamente?

descripcion-linkedin-rosario-santamaria

Debes comenzar por de lo general. Luego poner tu especialidad, algo concreto. Y acabar con un ‘must’ que te da prestigio. Y, todo ello, siguiendo palabras clave para que te encuentren en aquella profesión que quieres. No utilices vocablos que nadie sabe qué significan.

En la descripción de tu perfil no te recomiendo poner emoticonos, queda poco serio; sí líneas para separar las diferentes funciones

Un ejemplo. Si eres profesora, pon: ‘Profesora universitaria’.

Luego concretas tus áreas de especialización: ‘Especializada en física cuántica’.

Y, como tercer ‘título’ algo que te dé caché: ‘Becada por la Universidad de Oxford’. O ‘He publicado más de cincuenta estudios clínicos en revistas especializadas’.

4. El link de tu perfil

url-rosario-santamaria-linkedin1

Es importante que te encuentren y aquí es donde entran las palabras clave. Escribe en un folio, las 5-10 palabras por las que te tienen que encontrar profesionalmente. Y 2-3 de esas palabras que mejor te definen deben estar en el link de tu perfil de LinkedIn (para que no salga por defecto). Es muy fácil editarlo. Sólo tienes que entrar en el enlace ‘Editar URL y perfil público’ y poner una URL que incluya tu nombre y esas dos palabras que te definen desde el punto de vista profesional.

5. Un ‘A cerca’ de atractivo

Este apartado es fundamental y tiene que ser descriptivo, cercano, con ‘gancho’ e incluir más datos de contacto. A la hora de ser descriptivo, no pongas cosas que van a leer en tu experiencia profesional. Piensa una carencia que puede tener quien te lea y en cómo puedes solucionar esa necesidad. Después, pon una o dos frases de tu vida personal que te hagan cercana. Y, al final, pon esos datos de contacto que no has podido poner en tu perfil.

Por ejemplo, si has podido poner un e-mail y una web, aquí pon el enlace a tu blog, a tu perfil de Instagram… Es verdad que no hay hipervínculos, pero son palabras clave para encontrarte, ¿no?

acercade-rosario-santamaria-linkedin-formacion

En este apartado, puedes usar emoticonos para aligerar la lectura, siempre y cuando no sean caritas, sino señales, guiones, etc. Si sigues todos estos consejos, el ‘gancho’ lo tienes asegurado.

6. Destacado con tu currículum, vídeos, diplomas…

Aquí, puedes subir publicaciones, artículos, enlaces a páginas externas y/o contenido multimedia, muy actualizado. Te recomiendo que subas tu currículum vitae y elementos visuales, de vídeo y fotos, que tengas. Por supuesto, que sumen a tu perfil profesional (un vídeo tuyo en vacaciones no interesa a nadie).

El currículum, ponlo sin tu dirección. Sólo con tu e-mail. Y hazlo en un canva para conseguir un diseño espectacular. ¿Te han hecho una entrevista en un canal de televisión? ¿Has publicado un artículo de opinión? ¿Tienes un título en una formación que muy pocas personas han conseguido, o que es fundamental para conseguir trabajo? Todo eso puedes subirlo aquí:

destacado-rosario-santamaria

Mi recomendación es que luego pongas una descripción muy breve de los elementos que has subido, para que puedan leerlos de un vistazo (sin el molesto ‘leer más’).

7. Publica cada semana

publicar-linkedin-rosariosantamaria

De poco sirve tener el perfil de LinkedIn trabajado, si no publicas nada. Al menos, deberías publicar tres posts propios a la semana. Y, después, comentar, dar ‘me gusta’, etc. a las publicaciones de otros. Pero con estrategia. Hazte un calendario de contenidos, semana a semana, para no olvidarte de publicar y tener claro el por qué de cada publicación. Puedes utilizar herramientas gratuitas para programarlos en la mejor hora del día (como metricool o buffery, así, entras sólo para revisar cómo han funcionado tus publicaciones y hacer comentarios a publicaciones de otros cuando mejor te convenga.

Todo ello con estrategia: tus publicaciones deben definir tu tu etiqueta profesional y deben conseguir ‘venderte’ mejor. Ya sea para captar clientes o para que te contraten. Si comentas publicaciones de otros, hazlo porque quieres tenerlos como clientes, o tienen muchos seguidores y te van a dar visibilidad. Ten en cuenta que LinkedIn es, sobre todo, una red social para hacer networking. Por tanto, no te dediques todo el día a vender. Y, cuando te relaciones con otros usuarios, véndete sin que se note.

8. Tu trayectoria profesional y académica

8.1. Experiencia laboral. Pon tu cargo actual, las funciones que realizas. Pon bien los años que has finalizado y empezado en otro trabajo.

Aprovecha para subir publicaciones ligadas a ese puesto determinado, que no son lo suficientemente nuevas o importantes para poner en el apartado de ‘Destacado’.

8.2. Educación. Grados, Licenciaturas, Másteres, Postgrados… universitarios.

8.3. Licencias y certificaciones. No regladas, pero que hayan tenido una duración considerable y sean importantes.

8.4. Experiencia de voluntariado. Si lo ponen, por algo será, ¿no?

9. Qué aptitudes tienes

De todos es sabido que cada vez más, los reclutadores valoran tus competencias y aptitudes (te recomiendo que leas al respecto, el siguiente post).

Competencias-rosario-santamaria-linkedin

Competencias según Francesc Gelida Latorre

Tú mismo defines tus aptitudes profesionales y no está de más que luego procures que te las validen externamente. Ya sean personas que han trabajado contigo o han conocido tu trabajo.

10. Tus variados logros

10.1. Publicaciones. Libros, artículos que has publicado en revistas, páginas web…

10.2. Patentes. Si tienes alguna ¡ponla en valor!

10.3. Cursos. En este caso, te propongo poner cursos de corta duración.

10.4. Proyectos. Tal vez estás rodando una película o escribiendo un libro, y en este apartado puedes ponerlo para darle valor.

10.5. Reconocimientos y premios. Entrar en determinada asociación, haber sido premiado por algún trabajo…

En tus logros, puedes poner aquella información que no has podido poner antes y que consideras relevante para darte a conocer mejor profesionalmente

10.6. Calificaciones de pruebas. Pon en valor tu Cum Laudem en tu Doctorado y otras calificaciones de nivel.

10.7. Idiomas. Si pones que tienes tal nivel de un idioma extranjero, sube el certificado.

10.8. Organizaciones/empresa. Aquí puedes poner que colaboraste con alguna asociación en el pasado, que consideras relevante.

No hace falta que tengas todos estos apartados rellenados, porque tal vez no tienes nada que poner en alguno de ellos. Así que don’t worry.

11. La importancia de las recomendaciones

En “Información adicional”, tienes que conseguir que te recomienden, personas, preferiblemente, que han sido tus jefes en alguno de tus empleos. Muchas veces, lo que puedes hacer es recomendación quid pro quo: yo te recomiendo y tú a mí, en LinkedIn.

12. ¿Formo parte de algún grupo?

Si encuentras alguno relacionado con tu profesión que creas que puede aportarte valor ¡claro! Luego no olvides interactuar con los profesionales de ese grupo. Ni tampoco publicar cosas tuyas allí.

Son muchas las recomendaciones que te doy. Poco a poco te recomiendo que vayas haciendo. Ya verás cómo te ayudará a encontrar trabajo. O clientes. O a hacer marca personal. O a pasártelo bien en una red social seria que aporta gran contenido de valor.

13. A quién seguir

Como decía, LinkedIn es una red de contactos profesionales donde hacer networking. Por lo tanto, es importante que sigas y te sigan profesionales relacionados con tu sector. Una vez tengas tu perfil ‘bonito’ (porque has aplicado todos mis consejos), te lloverán peticiones de contactos. Mira bien los perfiles de las personas que quieren contactar contigo y sé selectiva. Piensa que tienes un límite de personas a las que seguir. Así que mejor calidad que cantidad.

Si quieres aprender a trabajar Twitter desde un punto de vista profesional, te recomiendo que leas mi post.

Aprende a hablar en público para que te escuchen

Hablar en público correctamente es importante para que los demás te escuchen. Precisamente, de la asignatura de la que guardo mejor recuerdo de mi carrera de Periodismo fue de la de Locución, en la que nos enseñaron cómo hacerlo. Me marcó tanto que, años después, en mi trabajo como periodista de radio, aplicaba los consejos que nos dio aquel magnífico profesor de la Universidad Pompeu Fabra.

Hoy, cuando escucho la radio, aún me viene a la memoria lo que nos explicó y muchas veces hago un examen mental al locutor, analizando si lo hace bien o tiene un tono demasiado monótono.

No entro en si el locutor tiene o no una buena voz, si no en que no aburra y haga que desconectes de lo que te está contando

Sólo tienes que escuchar buenos locutores de informativos de radio. Lo que cuentan, lógicamente, tiene un tono parecido, pero se nota si son buenos porque no aburren. Sin embargo, hay otros locutores que no logran conectar con el oyente ni aunque te estén explicando lo más interesante e inédito del mundo.

Si logras hablar bien sin que te vean tienes mucho ganado para otras locuciones que vayas a tener que hacer con el público presente

Lo primero que debes tener en cuenta cuando hablas en radio (y este consejo vale para otras muchas locuciones que hacemos delante de personas) es que no se tiene que notar que estás leyendo. ¿Cómo puedes ‘disimularlo’?

Prepara bien el guión de lo que vas a hablar. Si puedes, incluye un comienzo que llame la atención, frases célebres, preguntas que no esperan respuesta, ejemplos que sean muy visuales…

Haz inflexiones de voz y pon ‘fuerza’ en una determinada palabra o fin de palabra (puedes marcarla en negrita en tu texto).

Las pausas sirven. Si lees de corrido es probable que suene monótono (también puedes marcarlas en tu texto con dos ‘||’, por ejemplo).

Créete lo que estás diciendo, piensálo, ponle pasión (como si hicieras un poco de teatro).

Hablar bien sin que te vean y llegar al oyente es difícil. Pero no imposible.

¡Hasta el próximo post!

😉

Items de portfolio