Estoy aquí para ayudarte a descubrir tu vocación profesional

¡Hola!
Me llamo Rosario Santa María

Soy licenciada en Humanidades (especialidad Filosofía) y en Periodismo, por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Tengo más de 23 años de experiencia como periodista: he trabajado en medios tan prestigiosos como Onda Cero Radio, la revista TELVA o las páginas web de los diarios La Vanguardia o La Razón.

Como profesora universitaria, llevo más de 15 años dando clases de la asignatura “Técnicas de las Relaciones Públicas” del grado de Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya, aunque también he colaborado puntualmente en otras escuelas como la Barcelona Business School of Management o el IDEP Barcelona, Escuela Superior de Imagen y Diseño.

En comunicación, sumo más de 11 años de experiencia como directora de comunicación para empresas de diferentes sectores (Macson, Alimentaria, Exoticca…), agencias de comunicación (Atrevia, Burson Cohn & Wolfe o Undatia comunicación) y, fundaciones, como la de Ricardo Fisas de Natura Bissé. Suena bien, ¿verdad?

Pues también he sufrido 7 despidos en 9 años.
O, lo que todavía es mejor: 6 despidos en 4 años.

Para mí, cada despido era un fracaso y, con cada despido, tenía menos y menos autoestima. Hasta el punto de dudar de mis capacidades como experta en comunicación, cuando os aseguro que soy de las personas más comunicadoras del mundo. Pero es que, muchas veces, somos unos cracs en algún trabajo, pero no encontramos el entorno adecuado para desarrollar nuestro potencial porque, como yo, nos empeñamos en encajar en organizaciones rígidas donde debes producir 40 horas semanales sin teletrabajo, cuando no encaja con nosotros. O no estamos bien emocionalmente como para desarrollar nuestras aptitudes.

Los despidos me descolocaron tanto, que no sabía qué hacer con mi vida laboral. Sentía que no servía para nada y me daba mucha vergüenza decir en mi entorno que me habían despedido… de nuevo.

Con esta experiencia laboral como comunicadora y de sufrir despidos, aprendí que había escogido muchos trabajos por la falsa seguridad de pagar facturas en mi familia, pero no porque fuera lo que realmente quería. Y, también, que estaba tan perdida que había elegido empresas muy poco humanas que no se alineaban para nada con mis valores.

Hoy, aúno mi experiencia en despidos y en encontrar mi propósito laboral, con el coaching y con la comunicación, para ayudar a otras personas -sobre todo, a madres como yo- a no tener que trabajar “sólo” para pagar facturas. Para que su trabajo no les haga tener baja su autoestima, porque están donde realmente quieren estar: han encontrado su propósito laboral. Y es que, no nos engañemos: no sólo los médicos o los profesores tienen vocación; todos debemos trabajar siguiendo nuestro propósito. Y, también, para que, cuando a estas madres las despidan, no se hagan las súper heroínas como yo y se permitan vivir ese duelo y ese dolor durante el tiempo que necesiten para sanar sus heridas. La primera vez que a mí me despidieron, mis hijos tenían 2 y 5 años y, cuando quería llorar, los tenía delante y no quería preocuparlos. Y, cuando podía desahogarme, porque mis pequeños estaban el colegio, no tenía ganas de hacerlo. Así que no hice ningún duelo y creo firmemente que hay que hacerlo.

Para ayudarte, además de mi experiencia laboral y en despidos, estoy estudiando para ser Coach ejecutivo y transpersonal y ya puedo hacer prácticas de coaching contigo.

Mis valores

Comunicación

Aprendizaje continuo

Ayudar a los demás

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies